martes, 22 de agosto de 2006

desconocidos que no lo son tanto...

somos egocéntricos por naturaleza. o al menos eso es lo que parece. pro ejemplo, creemos que lo que nos pasa, lo que somos, sólo es nuestro. y por una parte lo es. pero por otra... la verdad es que es la misma historia con diferentes personajes.

un ejemplo claro es un fragmento de Carol, la segunda novela de Patricia Highsmith. en este fragmento conversan las protagonistas, Therese y Carol, sobre una conversación que mantienen Richard y Therese y que puede afectarlas profundamente. Richard saca a la luz que él no puede competir con Carol y ésta hace una reflexión sobre lo que es un clásico.

sí, lo admito, no me he explicado bien. ¿y qué?

pues bien, hace ya unos años que me tope en la red con algo parecido a mi alter-ego, una persona reticente a darse a descubrir pero que irremediablemente siempre intenta dejar huella utilizando el sarcasmo, el cinismo, la prepotencia y la humildad al mismo tiempo. nunca he llegado a conocer físicamente a esa persona, pero la verdad es que la admiro muchísimo. ¿y sabéis por qué?

porque conocerla, saber de su existencia, hace que me sienta menos sola; que me sienta más parte de este mundo. ella es como yo, yo soy como ella y al mismo tiempo somos muy diferentes.

me gusta.

sábado, 19 de agosto de 2006

desazón...

me molesta ser lo que no quiero ser. asocial, asustadiza, cínica, desconfiada. muestro al exterior una cara alegre pero me cuesta mucho mantener la máscara en su sitio. si uno se fija, mi aparente extroversión no se aguanta y siempre acaba dando paso a una especie de distancia entre yo misma y el resto del mundo. intento hacer lo que debo pero siempre acabo haciendo lo que me apetece, sea bueno o malo para mí.

y lo peor de todo es que siempre acabo huyendo por patas al menor problema. si pudiese ser más valiente...