jueves, 16 de noviembre de 2006

el mundo que yo veo

aun viviendo una adolescencia tardía (de aquí nada los 25 se plantarán en mi cuerpo) , mis jóvenes ojos perciben el mundo como un sitio hostil, lleno de adversidades y contradicciones. yo intento comprender lo que mis sentidos envían a mi cerebro, pero he de confesar que me es difícil pensar cuando lo que percibo no hace más que indignarme.

primera cuestión: la vivienda para los jóvenes (y los no tan jóvenes)

toda persona tiene derecho a una vivienda digna y 30m2 no lo son en absoluto. y menos a estos precios tan prohibitivos. claro está que para una familia de cuatro miembros 30m2 no son nada, pero para una sola persona yo creo que ya basta y sobra. pero como nos gusta tanto generalizar, acabámos mezclando la sal con el azúcar. ahora resulta que hay sector de la población barcelonesa (espero que minoritario) que cree que parte de la culpa de la especulación inmobiliaria la tienen los turista. yo creo que el problema es la ley de la oferta y la demanda, aunque claro, yo de estas cosas no tengo ni idea...

segunda cuestión: el problema de la inmigración

como hija de inmigrantes venidos de muy lejos este problema me toca de lleno. da igual que haya nacido aquí, que sienta que esta es mi tierra; para los ojos de la gran mayoría que no me conoce yo formo parte del problema. y esto algo que me revienta, que me indigna. pero no puedo evitar a veces pensar como los que me rechazan, soy hija de la misma sociedad y les veo con los mismo ojos. me siento como atrapada entre dos frentes. a ambos los conozco muy bien y a ambos rechazo.

tercera cuestión: salir del armario es positivo, salir del armario es negativo

me pasa lo mismo que con el tema anterior. podría decirse que yo también pertenezco a esa minoria pero la verdad es que no he llegado a conectar con ellos. me sé diferente y me identifico con los problemas de la comunidad GLTB, pero mis puntos de vista son más "heteros". la verdad es que a veces somos como un circo para los que no entienden... y si no me creéis, sólo hay que echarle un vistazo a L (The L world) o a Queer as Folk.

cuarta cuestión: ser mujer mola

y una mierda. seguimos siendo la dichosa costilla de Adán, un florero intercambiable sin otro valor que el de engendrar las generaciones futuras. somos carne fresca para el monstruo de la imagen y una sopa de verduritas para la inteligencia. no paran de recordarnos que estamos un paso atrás y que hay mucho que luchar. es cansino.

quinta cuestión: vida laboral; el más allá del adolescente

tengo un complejo peterpanesco que no me deja pensar a medio y/o largo plazo. temo ser completamente adulta y me refugio en las consabidas mentiras consumistas. no sé qué quiero hacer con mi vida...

(continuará)

PS - ¡Qué simples parecen las cosas que más complejidad reportan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario