martes, 21 de julio de 2009

silencios (in)cómodos

Hay palabras que nunca llegan a buen puerto, que se desvían o que se mueren por el camino. Son palabras que resultan incoherentes, que tardaron demasiado en llegar y que ya carecen de sentido. El Tiempo las ha engullido; el Tiempo las ha destrozado.

Y cuando estas palabras desaparecen, ¿qué queda?

Un silencio incómodo lleno de odio, desgana y tristeza por partes iguales.