domingo, 21 de agosto de 2011

"Persona católica no prácticante se confiesa crítica tanto con las instituciones eclesiásticas como con los movimientos abiertamente anti-todas-las-religiones. A los primeros por no reflexionar sobre el papel de una Iglesia totalmente anacrónica y que en (demasiadas) ocasiones deshonran la Palabra del Señor. [Amén]. A los segundos, por la vacía reflexión de las voces mayoritarias que piden la cabeza no sólo de las instituciones sino también del rebaño que les siguen."

Y con el eco de las JMJ aún resonando, yo me acuerdo de un tal Hans Küng y de su Carta abierta a los obispos católicos de todo el mundo.

(...)

"Que Dios bendiga a América" [sigh]




PD.- Yo lo tengo claro: mister Ratzinger no me representa, le pese a quien le pese.