viernes, 29 de noviembre de 2013

Dando vueltas a la nada

Ha llegado un punto en tu vida en el que ya da igual el día que sea. Lunes. Martes. Miércoles. Jueves. Viernes. Sábado. Domingo. Y vuelta a empezar. Amanece. El día transcurre sin que sepas porqué. Se hace de noche. Tick tack, tick tack. El tiempo se escurre entre tus dedos. Arena escurridiza. Segundos decadentes, marchitos, agónicos. Minutos tristes, de sollozos intensos, calcificados por lágrimas secas de otros tiempos. Horas vacuas y llenas de ácaros. Días que son mañanas y tardes y noches a la vez que son recuerdos que olvidar. Mirada catatónica, estómago que ruge, alma que deambula cómo un zombie; tan real como la vida mi. Mientras tanto tus neuronas gritan al unísono y te recuerdan que estás vivo, que se te acumulan los sueños que una vez dibujaste con la ilusión del crío que una vez fuiste.

Lo has leído en alguna parte: "La vida es sueño y los sueños, sueños son". Buscas y rebuscas y rebuscas y los sueños se escapan. ¿Sueñas? Quizás es mejor no tenerlos...

Cheque en blanco que se va quemando sin prisas pero sin pausa. Sólo falta una firma.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Los celos son un amor

Me he encontrado con esto. ¿Sólo son los adultos quienes lo dicen? Porque yo diría que es como una de esas creencias populares que son difíciles de erradicar...