miércoles, 6 de abril de 2016

¿quién eres tú para...?

¿...juzgar una puesta de sol? ¿acaso esa puesta de sol te pertenece? ¿o es que te afecta negativamente y tus palabras las pronuncias para sentirte mejor contigo mismo? qué banal...

¿...decidir qué es el bien y qué es el mal? ¿tienes LA VERDAD entre tus manos? ¿te consideras un gurú, un guía, el faro de la humanidad? pues no pienso hacerte ni puñetero caso.

¿...ser el centro del mundo? ¿un actor blockbuster? ¿un futbolista de élite? ¿un mandatario hijo de? pues que aproveche.

PD.- ¿quién soy yo para escribir todo esto? una persona cualquiera.

lunes, 4 de abril de 2016

Pos-whatever

dándole vueltas a cosas que importan mucho y a la vez son auténticas gilipolleces para poder sentirme mejor conmigo mismo o con mi otro yo que orbita en un plano totalmente imaginario e inhóspito... intentando escribir sin signos de puntuación pero incapaz de lograrlo porque sin ellos, sin signos, las palabras desordenadas son incluso más caóticas y poco dadas al sentido común sino todo lo contrario. vamos, que no se entiende una mierda en este mar de letras que forman palabras y que se esfuerzan (bien poco) en transmitir alguna idea válida en este instante de pos-lo-que-sea. hay días (demasiados) en los que me apetecen las galimatías por el mero hecho de no estar en silencio, porque el ruido actualmente está a la orden del día: que si bombardeo de información, que si smartphones por doquier, que si Siris que responden mal a preguntas que sus creadores nunca se han planteado porque no pertenecen a minorías/los descastados...

bueno, y así es como mi mente se despeja de los días como hoy: los fácilmente olvidables por ser como son de superfluos. hasta otro ratito.